Archivos de la categoría ColaBoraBora

¡HOY CUMPLIMOS 20 AÑOS!

¡¡¡Madre mía!!!
Sí, 20 años… ¡Se dice pronto! Primero como AMASTÉ y luego como ColaBoraBora. De la S.L. a la Cooperativa de Iniciativa Social. Al inicio, como una evolución de una parte de AMASTÉ Espacio de Arte y como uno de los Proyectos Asociados de Arteleku, ahora desde un Wikitoki intentando practicar la wikikrazia. Siendo también parte activa de EIDE, Goratuz, KARRASKAN, REAS Euskadi o Sarean. 20 años en medio de todo y en el centro de nada. Pero entre los entres… ¡Entre un montón de cosas!

Entre 2001 y 2021. Entre las Torres Gemelas y la postpandemia. ¿Acaso alguna vez existió eso que llaman “normalidad”? Casi siempre sin conseguir que se entienda a qué nos dedicamos… Nosotres mismes, más que entenderlo, lo vamos practicando… Una vez, cuando editábamos la revista ESETÉ, la Guardia Civil nos paró en un control y llevábamos un montón de cajas de revistas en el maletero: – ¿Qué llevan ahí? – Una revista de tendencias. – ¿Pero de tendencias buenas o malas? O en el escaparate de la antigua oficina escuchábamos como un amigo le decía a otro: “Mira, estos son una ONG de diseño”. Esas definiciones extrañas probablemente son las que mejor hablan de lo que quizá seamos… ¿Y es que acaso este mundo lleno de complejidades es sencillo de entender?

Entre el eskorbutin “Somos AMASTÉ y hagamos lo que hagamos tenemos razón” y el ser conscientes de que lo que más tenemos para compartir son dudas, fragilidades, procesos e incertidumbre. Del sobre todo proponer, al principalmente atender, acompañar y cuidar. Entre el darlo todo con entusiasmo por los proyectos, al tratar de poner la vida en el centro desde la sosteVIDAbilidad. La mayoría de las veces, aún sobrecargándonos y atropellándonos por el deseo. Demasiadas veces medio en coma. Buscando nuevas formas de institucionalidad, entre lo público, lo privado y lo común, las instituciones monstruo, las extituciones o la colaboración público-social. Primero desde la comunicación entendida como activar conversaciones, luego desde la educación expandida, el transmedia y la cultura comunitaria, ahora más desde la innovación ciudadana y la economía solidaria. Desde el diseño TRANS. Intentando remezclarlo todo. 

Entre el Emancipator Bubble y KIMERAvsKIMERA, entre ATASKOA y Bherria, pasando por tantas aventuras como DINAMIK[TT]AK, 100%TerritorioMóvil, Basugeografía de tu barrio, TheCoffeBreak, TOD@S A LAS HUERTAS!, Jokoan, ESTO LO HE HECHO YO!, Kit Krak, Goteo, HONDARTZAN, Translab Amarika, #KOOPtel, Invisibles y Alterotopías con Urbanbat, HARROBItik HARROBIra, Juntas Emprendemos, #1CeS1FINDE, KULTURSISTEMA, What if…?, #LBX2030, Frena La Curva, Colaboratorio de Innovación Ciudadana o TRANSBIOTIKA.

Trabajando desde la colaboración y el intentar contribuir a coproducir procomunes (incluso cuando no sabíamos ni que existía esa palabra). Tratando de redefinir los QUÉs transformando los CÓMOs. Como cobayas deshomologadas que van aprendiendo desde la investigación-acción-participante. Desde las tecnologías blandas y con mucho copylove. Buscando como cocinar juntes las formas de organizarse y relacionarse. En un camino profesional y vital compartido con TANTES Y AMIGUES, COMPAÑERES, COMPLICES… Sois muchísimes y eso es emocionante y gratificante. La recompensa que siempre queda.

También hay que decir que cumplimos años sintiéndonos ahora en una pequeña burbuja de ganas renovadas, con proyectos que -nunca exentos de complejidad y una precariedad de la que no conseguimos desembarazarnos-, dibujan sugerentes horizontes de posibilidades y futuros en transición; pero siendo bien conscientes de que algunos agentes con los que tenemos relación, están atravesando importantes crisis o se ven amenazades: por políticas reaccionarias y neoliberales; por las derivas resultadistas y mercantilizadoras de todo tipo de actividad; o por los propios límites de la acción comunitaria y las capacidades de auto-organización, donde aún nos queda tanto por aprender.

Con todo esto, hoy cumplimos 20 años habiendo aprendido que
SOMOS VULNERABLES
SOMOS COMPOST

ZORIONAK!!!
ESKERRIK ASKO!!!

Hacia un mundo transbiótico

A finales de 2019 Pezestudio.org y ColaBoraBora nos juntamos para remezclar dos investigaciones en las que estábamos trabajando por separado. Ciudad BIÓTICA por un lado y Diseño TRANS por el otro. El ya tan lejano 24 de enero de 2020 hicimos un taller en Az Alhóndiga para presentar nuestras intenciones y conseguir un primer contraste por parte de agentes diversos a los que nos gustaría involucrar. Desde entonces, los resultados de aquel encuentro han ido macerando, compostando, afectando a la propia investigación que casi imperceptiblemente ha ido evolucionado. Y la hemos ido podando hasta dejarla simplemente en TRANSBIÓTICA.

Mientras tanto han sucedido muchas cosas. Entre ellas, una pandemia que nos encerró en casa y ha parado el sistema a nivel global. La naturaleza ha demostrado su poder. Se han evidenciado los devastadores efectos secundarios de nuestro modo de vida, hacia nuestra propia especie y sobre el conjunto del planeta. Sigue leyendo

Ha llegado el momento de apoyar la innovación ciudadana

La innovación ciudadana, desde hace más de quince años, está madurando, extendiéndose, articulándose en red, en definitiva, poniéndose a prueba, con la ciudadanía en el centro. Tras el tremendo golpe que está significando el COVID19, ahora es el momento de afrontar una nueva fase de reconstrucción socioeconómica donde las respuestas y soluciones son experimentos sociales que deben contar con la imprescindible implicación de la ciudadanía. Entramos en tiempos de innovación forzosa, y la innovación ciudadana se ha convertido en la clave para generar la base social necesaria  que permita levantar en palanca las próximas transformaciones. Este proceso refuerza la confianza social en lo público, en tanto que hace partícipe a la ciudadanía de las soluciones a problemas complejos democracias complejas.


Documento elaborado por Ricardo Antón (ColaBoraBora / Wikitoki) y Laia Sánchez (Citilab) 
a partir de lo trabajado en el colaboratorio ¿Y si nos enredamos?, desarrollado durante la COVID19 entre los días 27 y 30 de abril de 2020 en el marco de Frena La Curva, en el que participaron más de una docena laboratorios y 150 agentes activos del ecosistema de innovación ciudadana.

Mayo 2020.

Descargar documento en pdf.

 

TIEMPOS COMPLEJOS, MEDIDAS AUDACES

Esta pandemia nos aboca a vivir una crisis compleja, llena de incertidumbre y de cambios. Aunque las señales llevaban tiempo emitiéndose, no las captamos a tiempo, o no las quisimos escuchar y al final se han evidenciado de tal manera que nos han obligado a parar a nivel planetario. Y ahora, después del confinamiento, resulta ineludible abordar muchos grandes retos y desafíos que son locales, estatales y globales a la vez. 

Por eso, hay que aprovechar esta situación en la que es necesario impulsar la recuperación y la regeneración para acelerar las transformaciones que teníamos pendientes. Estos cambios afectan a nuestra convivencia, a nuestros modelos productivos, y en gran medida vuelven a situar lo público en el centro de nuestro sistema social, político, económico y cultural. 

Al enfrentarnos a una situación crítica va a ser clave enfocar las estrategias de reconstrucción con una visión progresista y regeneradora, especialmente si queremos convertirla en una oportunidad para acometer la transición desde el mundo colapsado del que venimos, hacia otras posibilidades más sostenibles, responsables y equitativas. 

Además, para recuperar la confianza colectiva tras las medidas de distanciamiento social necesarias para frenar la curva de contagios, vamos a tener que contener y enfrentar una nueva curva altamente tóxica: la curva de la crispación y polarización provocada por agentes con intenciones partidistas que abanderan los nuevos populismos. 

Sabemos que la recuperación de la confianza se consigue gracias a las medidas de soporte social que ya se están tomando, pero también debe hacerse buscando y potenciando medidas audaces y nuevas formas de participación y gobernanza que refuercen los valores democráticos e impliquen a la ciudadanía en el proceso de reconstrucción social. Acciones basadas en compartir, co-crear, cuidar e innovar colectivamente para responder juntas a las dificultades que enfrentamos. Sigue leyendo

La cuarentena ya son más de 40 días

Hoy empieza nuestra sexta semana de cuarentena. Lo que al principio parecía una película distópica, luego se ha ido convirtiendo en una serie con más capítulos de los deseados y parece que igual habrá hasta más de una temporada. Por ahora ya se están preparando secuelas con títulos como “El día después” o “La nueva normalidad”. 

Ya no son ficciones de las que ser espectadoras, sino realidades en las que debemos ver si colectivamente somos capaces de escribir nuestros propios guiones o simplemente vamos a ser una multitudinaria masa de extras. Nosotras, como siempre, intentamos hacer nuestra pequeña aportación para tratar de que sea más lo primero que lo segundo. Os compartimos algunas píldoras para alimentar esa posibilidad.

Desde su inicio estamos involucradas en Frena La Curva, un proyecto que nació siendo un foro de iniciativas, evolucionó a un mapa geolocalizado para el apoyo mutuo y ya se ha extendido por más de quince países. Justo hoy se ponen en marcha dos iniciativas pensando ya más en el día después y que van a estar en marcha hasta el 2 de mayo. Por un lado DESAFÍOS COMUNES que busca apoyar a 10 proyectos que aborden retos socialmente transformadores que poder escalar y transferir; y por otro, el colaboratorio ¿Y SI NOS ENREDAMOS?, desde donde queremos pensar juntas sobre cómo articular el ecosistema estatal de innovación ciudadana. 

Además nos sumamos como colaboradoras de Ciudades Comunes, un encuentro online los días 23 y 24 de abril desde Argentina, para repensar la co-construcción de la ciudad y proyectar escenarios futuros para lo público y lo común a partir de la actual crisis sanitaria global. Todo se organiza en torno a seis ejes sobre los que conversar: Ciudad inclusiva, Gobierno abierto, Desarrollo regenerativo, Laboratorios cívicos, Hábitat y justicia social y Posdomesticidades.

También compartimos un poco de lectura. En Bherria nuestro principal eje de trabajo es el favorecer nuevas formas de colaboración público-social. En esta pandemia se están dando muchas claves en este sentido y en este texto reflexionamos y nos interrogamos sobre algunas de ellas (conectar agentes diversos en iniciativas mutantes, atender lo emergente, potenciar lo distribuido, apostar por lo común, libre y abierto) y ponemos algunos ejemplos de cosas concretas que están sucediendo.

Y terminamos con algo que celebrar. Llevamos un montón de días sin ir a Wikitoki, y en medio de todo eso hoy es el cumpleaños de nuestra host, esa que tanto nos cuida, que está pendiente de todo. No vamos a poder abrazarla y darle un tirón de orejas presencial, pero a modo de pequeño homenaje, compartimos “Un relato colectivo”, algo en lo que ella ha estado muy implicada, que es el resultado de la residencia experimental de Laura Latorre y Guillermo Vera, donde se escribe de una manera cercana, cotidiana, vivencial, una pequeña historia sobre de qué va eso de Wikitoki. ZORIONAK ISA!

Aún nos queda un buen rato para seguir en casa.
Aprovechemos para pensar que querremos cambiar cuando salgamos.

Abrazos confinados.
¡NOS VEMOS EN LAS CALLES!

Viralizando constelaciones

¿Qué? ¿Cómo van los primeros días de cuarentena?
Nosotras estamos entre el teletrabajo, el mediactivismo, la memética, los cuidados caseros y el ser conscientes de que los efectos colaterales que tiene todo esto, sobre todo, como siempre, a quienes más afectan es a las más vulnerables.

Esperamos que este tiempo de confinamiento nos sirva al menos para pensar un poco más sobre cómo hemos llegado hasta aquí. ¿Queremos que todo termine cuanto antes para volver a la rutina o estaría bien tratar de cambiar aspectos relacionados con nuestro modelo productivo globalizado, nuestra dependencia del papel higiénico e internet, o nuestra falta de matices entre el no es para tanto y el estado de excepción?

Para alimentar la reflexión y teniendo en cuenta que parece que estas semanas vamos a tener tiempo para dedicarlos a degustar contenidos digitales, os proponemos explorar un proyecto que no encontraréis en las parrillas de programación de las grandes operadoras de contenidos de entretenimiento. Se trata de Constelación de los Comunes (CC), un proyectazo de esos de los que es un lujo formar parte, coordinado por Palmar Álvarez-Blanco, que coge forma de archivo de comunidades de prácticas de orientación y aspiración anticapitalista y autogestionadas. En su primera edición reúne un conjunto de 45 conversaciones documentadas en formato audiovisual y textual. Un relato coral que señala posibles caminos no exentos de contradicciones y obstáculos. Una invitación a sumergirse, constelar, curiosear, derivar, tomarse el tiempo para conocer iniciativas relacionadas con derechos, artivismo, género, ecología, trabajo, vivienda, economías sociales, capacitación mediática, educación expandida, cuidados, migración, procesos políticos…

– Aquí puedes acceder directamente a todos los agentes entrevistados.
– Aquí te puedes descargar en pdf “En ruta con el común Archivo y memoria de una posible constelación”.
– Y para abrir boca dejamos la videoentrevista a ColaBoraBora.

¡Seguimos en casa!
Nos vemos por las ventanas.

¿Algunas claves para el desarrollo de ecosistemas colaborativos?

Hoy hemos estado en el encuentro Bizkaia Empresa, que este año tenía como eje transversal la importancia de los ecosistemas colaborativos para el desarrollo económico empresarial. Y sí, parece que desde Diputación cada vez apuestan más por esto de la colaboración, siendo conscientes además de que su función institucional puede ser propiciar y cuidar las condiciones para que los ecosistemas y las relaciones cooperativas se desarrollen y den frutos. Desde la intervención de apertura de Unai Rementería hasta la de cierre de Ainara Basurko, pasando por un buen número de aportaciones de agentes empresariales “diversos”, se trasluce que lo colaborativo no es un discurso recurrente o una moda, sino que es algo que está calando y va produciendo efectos visibles y tangibles que favorecen la innovación y transformación, no solo de los agentes que participan en estos procesos, sino del conjunto del tejido y del territorio.

Pero estando en el buen camino conviene no acomodarse, sino ir más allá y profundizar. Y como además desde BEAZ nos invitaban a las 500 empresas que hemos acudido al BEC a hacer propuestas, pues reconociendo los pasos que ya se vienen dando, desde ColaBoraBora lanzamos algunas ideas.

  • Maximizar la biodiversidad del ecosistema para asegurar su riqueza y sostenibilidad. Superar los sesgos limitativos derivados del exceso de atención a las especies dominantes (industrial y tecnológico), para, reconociendo el valor y el papel de esas especies, saber atender y valorar también a otras especies tan importantes y necesarias (tirando del símil biológico, cuidar de grandes mamíferos pero también de los colibrís, atender a los grandes atunes sin despreciar los bancos de sardinas, y también dar valor a organismos mucho menos visibles o comprendidos como insectos, hongos, medusas, líquenes…). La verdad es que si tuviésemos que poner un pero a la jornada de hoy, iría en este sentido: nos habría gustado ver mayor diversidad sobre el escenario para ampliar el imaginario, porque además, somos conscientes de que eventos como este son en gran medida espacios de representación simbólica y de declaración de intenciones.
  • Favorecer el conocimiento y reconocimiento entre los agentes diversos que componen el ecosistema (de distinta naturaleza, dimensión, sectores, función en la cadena de valor, cultura organizativa y productiva…). Y hacerlo siendo conscientes de que la evolución de las especies, ya se ha demostrado que tiene mucho más que ver con la lógica simbiogenética y holística propuesta por Lynn Margulis, que con la competitiva selección natural darwinista que sigue imperando como paradigma cultural.
  • Atender procesos de colaboración verticales (entre agentes de un mismo sector a lo largo de la cadena de valor), horizontales (entre agentes similares potenciando el paso de la competición a la coopetición para abordar retos mayores o más complejos) y transversales (entre agentes de distintos sectores y competencias, buscando la polinización cruzada y una innovación más disruptiva).
  • Trabajar y acompañar los preliminares de los procesos colaborativos antes de apresurarse en la consecución cortoplacista de objetivos finalistas (en claves de generación de confianza, identificación de objetivos comunes y/o complementariedades, ecualización de expectativas, gestión de capitales…).
  • Premiar las relaciones simbióticas y mutualistas y penalizar comportamientos depredadores y parasitarios, para que el dinamismo y la innovación se reproduzcan en claves de equidad y reciprocidad.
  • Incorporar perspectivas y principios transformadores al desarrollo territorial económico empresarial, como los de la economía solidaria, los feminismos, el código abierto, las redes P2P o la permacultura.
  • Cultivar el espíritu y las capacidades colaborativas como claves curriculares transversales a lo largo de la vida (desde la educación formal pero también a través de comunidades de aprendizaje y practica).

Y sobre todo, ser conscientes de que a colaborar, se aprende colaborando.
¡SIGAMOS COLABORANDO!

Imagen: biopedia.com