HONDARTZAN#8 Recursos,comunidad,gobernanza…

Volvemos a convocar una nueva cita en la playa de ColaBoraBora para investigar, de forma colectiva, la aplicabilidad del procomún en casos concretos.

Vamos a dedicar HONDARTZAN#8 a profundizar en los aspectos que entendemos han de conjugarse en un proyecto para que éste se desarrolle en claves de procomún: RECURSOS, COMUNIDAD y GOBERNANZA. Lo hemos tanteado en otras ocasiones pero queremos sumergirnos más profundamente en ello y, al mismo tiempo, enriquecer las herramientas de análisis (y las capacidades) que estamos utilizando.

Al pensar en este esquema nos hacemos preguntas como: ¿Cuáles son los recursos que se generan a lo largo de todo el proceso? ¿Simplemente los de partida o las relaciones dentro de la comunidad configuran el tipo de recursos? Las personas involucradas en un proyecto ¿son todas parte de la comunidad? ¿Qué queremos decir exactamente cuando hablamos de procesos transparentes? ¿Cómo se transparentan? ¿Cómo se configuran?

Esta deriva activa por la playa la haremos acompañad*s de Infinit.Loop, (http://www.goteo.org/project/infinit-loop), un proyecto que hemos conocido a través de Goteo y nos ayudará en nuestros propósitos como ejemplo para el análisis. Infinit.Loop es un envoltorio reutilizable y geolocalizable para regalos, Pero sobre todo es otra manera de pensar en el packaging, de forma social y ecológicamente más sostenible y con un diseño abierto bajo licencia creative commons. Algo muy sugerente después de las fechas tan consumistas que acabamos de dejar atrás.

HONDARTZAN#8 será el martes día 24 de enero en EUTOKIA, de 18:30 a 21:00. Si estás interesad* en asistir necesitamos que nos confirmes tu asistencia a info (a) colaborabora (dot) org.

Una respuesta a “HONDARTZAN#8 Recursos,comunidad,gobernanza…

  1. buenas,

    después de este mes fuera, dos sentimientos equilibrados: !qué pena haberme perdido este encuentro! y !qué gozada todo el debate que ha seguido via email!
    (también pienso en quienes no están en la lista…)

    cuando vivía en Malawi solíamos decir que «quienes pasan un día en Africa, escriben un libro; quienes pasan un mes, un artículo; y quienes pasan más de un año, ya no escriben nada», así que voy a osar poner en palabras unas cuantas observaciones inconexas de este mes en Argentina.

    viene al caso de este hondartzan 8, porque una gran contradicción que he observado tiene que ver con los recursos. «Este es un país de recursos ilimitados» -he escuchado allá. Y verdaderamente, a juzgar por las luces y quemadores encendidos, la colonización del suelo y el consumo salvaje, las familias y personas que he conocido viven como sí así fuera.

    creo que esto apenas tiene que ver con el precio de las cosas. Si bien el gas es barato (muchos coches de gasolina tienen adaptados también tanques de gas con los que se hacen 100km por 8 pesos=1´5 euros), los demás combustibles tienen precios parecidos a los de aqui. El suelo urbanizable es notablemente más barato, con mínimos en zonas cerca del metro de 800 euros/m2. El sueldo de los profesionales -y su gasto cotidiano- es parecido al de aqui. Pero se perdió la costumbre de ahorrar al temer una contínua devaluación del peso.

    Algo de esto está cambiando con la incipiente burbuja inmobiliaria que España está exportando, que se equipa socialmente con mayor capacidad de crédito (más facilidades desde los bancos) y mayor visión de negocio (en un año vendes por el 140%). Y con ello se empieza a devaluar la colaboración de barrio y familiar.

    paralelo a esto he observado unas prácticas comunitarias que me han recordado a las relaciones familiares, vecinales y de portal que yo viví de chaval, en los 80. Se comparte la sal con el vecino, el frutero deja a deber unas monedas, los vecinos limpian la calle o recojen la basura. Aunque también están presentes los barrios cerrados, ajenos al espacio público.

    más que gestionando responsablemente grandes bienes públicos, me da la sensación que la salida de la crisis de los últimos 10 años, la están haciendo compartiendo pequeños bienes privados. Quizás porque esos grandes recursos naturales se los han apropiado las multinacionales. Los pequeños consumos individuales son suyos, y los comparten.

    seguiré pensando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *