En taxi a la discoteca del 4ºSector

Por @Ricardo_AMASTÉ

El 4ºSector ha desembarcado con fuerza en nuestro entorno de la mano de Innobasque, para, cuando menos, hacernos reflexionar sobre lo que somos y lo que podríamos ser. 4ºSector es un neologismo acuñado por The Aspen Institute,  que plantea la emergencia de un nuevo tipo de organizaciones y relaciones, entre las tradicionales formas empresariales, sociales y de la Administración Pública.

Aquí en Euskadi, desde nuestra particular resistencia entre nostálgico-acomodaticia y crítica, hemos preferido verlo, como un nuevo escenario en el que pensar(actuando), entre distintos agentes, sobre nuevas posibilidades de relación y producción, alrededor de lo económico y lo social. Un ámbito fronterizo, dinámico y lleno de conflictos y contradicciones, que híbrida lógicas de intervención, modelos socio-político-cultural-económicos, modelos organizativos y de mercado, mucho más allá de la cuenta de resultados. Una ¿nueva oportunidad? para poner la económica al servicio de una vida que merezca la pena ser vivida, proponiendo maneras alternativas de organizarnos como sociedad, equilibrando la sostenibilidad económica, el impacto social y el cuidado ambiental.

Así, cada cual llega al 4ºSector con su mochila. Hay que vaciarla para ver qué contiene, analizar individual y colectivamente con qué nos quedamos y soltar lastre. Encontrarnos en un solar en el que casi todo está por hacer, todo se puede mover y redefinir, sin miedos ni cortapisas. Porque si el 4ºSector tiene que ser, ya que estamos a ello… ¡Qué me ‘aspen’ si no lo pensamos a nuestra medida!

Para contribuir al debate, me gustaría aportar dos ejemplos metafóricos, probablemente estúpidos y/o banales, relacionados con las dos jornadas-reuniones a las que he acudido en relación al tema. Uno sobre cómo ir más allá de los límites lógicos que nos (auto)imponemos al definir-proyectar, en este caso el 4ºSector; y otro sobre cómo pensar la tipología de ese posible espacio de encuentro.

Aprendiendo del taxi como modelo y como posibilidad renovada

El 28 de febrero estuvimos en Gasteiz, en el Palacio Europa, participando en un ‘Martes de Innobasque’, que sirvió a modo de presentación en sociedad del Cuarto Sector, aprovechando la publicación del estudio sobre el mismo realizado en colaboración entre las tres universidades vascas. Antonio Vives, la persona invitada a abrir juego en la Jornada, entre otras muchas cosas, contaba una anécdota en una entrevista el día anterior en Radio Euskadi, en la que le habían preguntado por cómo sería un taxi del 4ºSector. Lo que le sirvió para decirnos que quizá no todas las empresas o ámbitos de actividad sean susceptibles de pertenecer al 4ºSector. Pero ¿por qué no? No acabamos de empezar y ¿ya hemos decidido para qué si y para qué no? ¿tenemos un nuevo puzzle en el que nos encajan un tipo de piezas, pero no otro?… Quizá haya que jugar más, tergiversar, retorcer los cómos…

Por qué no pensamos en el taxi como una microempresa, que conforma una red distribuida de nodos; que ofrecen un servicio público desde la gestión privada; con un modelo de negocio basado en la adquisición de una licencia cerrada, que quizá podría abrirse para compartir su explotación; que de algún modo funciona bajo parámetros similares a los tan de moda larga cola o crowdfunding, basado en la oferta de recorridos flexibles a medida; y que, por qué no, podría configurarse como una cooperativa de inserción sociolaboral… Quizá lo interesante del 4ºSector sea que es una buena oportunidad para ponerse a imaginar. ¡No la perdamos!

El 4ºSector y el ritmo de la noche

Un mes después, el 27 de marzo, tuvimos la primera reunión sobre la conformación del Consorcio del 4ºSector y sus objetivos. Nos juntamos un muy diverso grupo de unos 40 agentes, en el Parque Tecnológico de Zamudio. Nosotr*s perdimos el bus y tuvimos que ir en taxi (20€ para ese posible caso sintomático del 4ºSector). Hay que decir que los Parques Tecnológicos son lugares inóspitos, deshumanizados, de arquitectura supuestamente funcional, ciertamente anodina. Engendros milenaristas malparidos, con ínfulas de campus empresarial norteamericano, a los que les faltan los bares, los lugares de encuentro, las conexiones, la vida, el espíritu… De donde dudo pueda emerger algo nuevo y transformador, como se espera que sea el 4ºSector.
Pero entremos en materia.

Hicimos varios grupos de trabajo, en los que reflexionar brevemente sobre:
- la pertinencia de la denominación 4ºSector;
- los objetivos a medio plazo;
- la necesidad de contratar espertice externa que nos ayude;
- o la pertinencia de crear una estructura propia.

A la hora de presentar las ‘conclusiones’ de mi grupo (me tocó hacer de portavoz), recurrí a la figura de la discoteca. Quizá (seguro) faltan discotecas en el Parque Tecnológico.

  • Parece que no nos importa tanto el nombre, siempre que no nos arrastre al dogma. Nos puede gustar más o menos lo de 4ºSector, pero ya que viene puesto, nos quedamos con él. Porque al fin y al cabo, a lo que vamos es a bailar y a ligar. ¡Eso es lo que de verdad nos importa! Que sea un nuevo lugar de encuentro. Que esta disco no sea otro gueto excluyente. Que no sea un club privado de empresari*s sino el local de fiesta de la ciudadanía comprometida. Sin sala VIP, sino con salas abiertas (y baños mixtos). Donde se toque en directo, se pinchen distintos estilos, se atienda y ponga el acento en lo emergente, sin despreciar el incuestionable valor de los grandes hits y los clásicos. Y sobre todo, donde se fomente la mezcla. Donde puedan convivir jevis, pij*s y bakalas, rocker*s, popis, emos, rapers, indies, punks, petardas y seres sin homologar; donde se puedan dejar en el guardaropa las etiquetas y que la noche nos confunda. Que el 4ºSector sirva para unir y no para separar. Pero que no sea ni el lugar del hedonismo sin límite en el que todo vale, ni pretenda erigirse como la primera disco de vocación social y heterogenea, suplantando todo lo demás; sino que respete el entorno y forme parte del ecosistema de la noche, junto a otros garitos, discos, pubs y locales alternativos.
  • Sobre qué esperamos a medio plazo de esta disco. Lo iremos viendo por el camino. Iremos hablando sobre ello en los reservados y cuando nos juntemos para organizar conciertos y fiestas extraordinarias. Según vayamos organizando actividades concretas, identificaremos intereses comunes, valores compartidos, e iremos estableciendo relaciones de confianza y niveles de compromisos-responsabilidades entre los agentes implicados, con los que tengamos contacto en red. A quién le presto mis discos para su sesión de dj, con quién pongo bote a medias; con quien ni para una noche loca Si personas diferentes, que no se conocían antes, hacen cosas que no hubiesen sido posibles sin conocerse, eso es que el ambiente en la pista funciona, que la cosa fluye.
  • También pensamos que, ni necesitamos ni queremos dj’s estrella que vengan a pinchar sesiones de moda, tendencia en Ibiza, Berlin o Chicago. Preferimos ir aprendiendo y haciendo nuestras propias listas de reproducción, generando un ecosistema propio y empoderando a l*s pinchas locales. Y en todo caso, si vienen dj’s famos*s, que vengan a comprometerse, a enseñar-aprender, a compartir trucos, no a darnos una clase magistral de caché alto e irse por donde vinieron.
  • Tampoco vimos la necesidad de crear una estructura propia para acometer este proyecto. Pensamos que Innobasque, que ya está metida en el sector de hostelería y espectáculos, puede darnos un buen soporte. Ya tiene contratos con los proveedores de bebidas, controla el tema de aforos y licencias, conoce a los grupos y dj’s de la zona, mantiene relación con otros agentes que operan en el mundo de la noche… Porque no queremos más super-estructuras, sino desarrollar, diversificar y profundizar en las que ya tenemos. Fomentar y visibilizar las interdependencias inter-institucionales-departamentales-organizacionales. Trabajar desde las necesidades concretas, work in progress, irse conociendo, poco a poco, buscando soluciones por proyectos… Para eso, Innobasque tiene que abrirse más, dejarse contaminar, escuchar lo que pide la audiencia desde la pista. Porque de otra forma, el 4ºSector se quedará como otra anodina sala de fiestas de hotel, que sólo funciona con bodas, congresos de sectores en decadencia y en el mejor de los casos, viajes del Inserso… Y nosotr*s, seguiremos de rave.

6 Responses to En taxi a la discoteca del 4ºSector

  1. Pablo Angulo Bárcena

    Gracias por la aportación. Esto si que es “creatividad aplicada 1000%” que ayuda a entender y trabajar los asuntos. Espero y deseo que hay debate.

  2. Ya me gustó cuando lo expusiste en la reunión del 4º sector y vuelve a convencerme esto de la discoteca. Ya tengo el ritmo en cuerpo y estaré encantada de participar en los guateques! Solo un no categórico ¿cómo que baños mixtos? ;-)

  3. ricardo_amaste

    Leire, modelo de gobernanza. Meamos sentados o subimos la tapa y luego la bajamos.

  4. Excelente, Ricardo, creativo y esencial como tú mismo. Me han encantado los ejemplos del taxi y la discoteca, porque tbm creo que además de los fines sociales, es en los procesos de la empresa/organización donde se puede hacer innovación social. Me hubiera gustado compartirlo ayer en la animada reunión del i-talde de Emprendizaje Social de Innobasque, ya que en definitiva, coinciden, sea cual sea la forma jurídica (que ayer se mencionaba). Un abrazote!

  5. Jaime Balaguer Lacasta

    Gracias por este post!!! Mila esker!

  6. maria begoña

    me muero de envidia cuando leo vuestras experienciassss….me queda lejos pero me empapo en la red de las aportaciones de ustedes.gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>